• Daniel Raya

Billionaire Island

Bienvenido a la isla de los multimillonarios, donde todo vale... si te lo puedes permitir. Un cómic destinado a ese 1% de la población.


Mark Russell, autor de obras como 'Second Coming' o su sensacional versión moderna de 'Los Picapiedra'. Este autor, extrañamente desconocido para una gran mayoría de lectores, se a convertido por derecho propio en el rey de la sátira de los cómics. Con un estilo único, Russell guía y ayuda hábilmente a los lectores a reír a través del dolor de estos problemas críticos del mundo real, al mismo tiempo que arroja luz sobre los problemas que realmente afectan a la sociedad moderna.


Además, en Billionaire Island, se une al co-creador y artista de Los Picapiedra , Steve Pugh, para mostrarnos un examen brutalmente divertido del estilo de vida de los ultra ricos, y lo que sucederá algún día, ya que esta obra, además de su sátira critica, se ve como una obra que especula sobre un futuro sombrío no muy lejano.



Debido a la codicia de los multimillonarios, el cambio climático ha desplazado a millones e incontables han sido despedidos por su tecnología. No es un excelente lugar para vivir. Para evitar los problemas que han creado, los mega-ricos se han escondido en una exclusiva isla artificial en aguas internacionales. Allí, tienen la libertad de hacer lo que quieran sin ninguna consecuencia. El cómic sigue a un periodista y un ex soldado que se infiltran en la isla para tratar de hacer que los ricos rindan cuentas por sus acciones.


El cómic deja bastante claro sus intenciones desde la primera página, donde se nos muestra un buen trabajo al yuxtaponer el mundo que se ofrece a los ricos, con playas tropicales y un hermoso sol, frente al aumento del nivel del mar y el desplazamiento que se ofrece a la gente común.



Una vez establecidas las diferencias, el cómic se adentra en el exagerado y ridículo mundo de los ricos. Se les muestra haciendo todo tipo de actos extravagantes y egoístas, desde cenar en un restaurante que se especializa en animales en peligro de extinción hasta encerrar a las personas en una jaula de hámster gigante. Russell y Pugh no tienen miedo de utilizar estas ideas para atacar a los megaricos y transmitir el mensaje central de la obra: la codicia de los ultraricos causa muchos de los problemas de la sociedad y no sienten remordimiento por ello.


Creo que este cómic destaca en muchas cosas, pero algo que me llama la atención es la principal diferencia que tiene con los otros trabajos de Russell, y es que la trama se mantiene centrada en dos protagonistas principales. No establece muchos personajes secundarios ni presta demasiada atención a nadie que no sea esencial. Aunque eso no siempre ha resultado ser un defecto en sus trabajos anteriores, nos gusta cómo se ha focalizado en Billionaire Island.


Arte


Steve Pugh es un gran narrador a través de su arte, que ofrece un estilo detallado pero limpio. Esto le permite trabajar la expresividad de los personajes, que es donde realmente brilla. Ya sea con una mirada, una pose o cualquiera de las expresiones, hacen que el trabajo de Pugh eleven el diálogo y lo hagan más divertido.

Además, el uso del color dice más de lo que puede parecer a simple vista, mostrando la diferente entre la gente rica y la corriente. Chris Chucky utiliza una paleta con tonos pastel y suave para dar ese brillo al mundo de los multimillonarios. En cambio cuando se quiere mostrar el de la gente común, se una una con tonos más oscuros o apagados.


Conclusión


Todas las obras de Russell, incluida Billionaire Island , tienen algo más que una pizca de verdad, y todas tratan temas similares. Se acercan lo suficiente a la realidad que se sienten sinceras y críticas, pero todos siguen siendo lo suficientemente exageradas como para parecer cómicas.


Billionaire Island


GUION

Mark Russell


DIBUJO

Steve Pugh


COLOR

Chris Chuckry


FORMATO

Cartoné (Tapa Dura)


PÁGINAS

152 a color


PRECIO

15.95€