• Daniel Raya

Cómo George Pérez salvó a Wonder Woman

George Pérez contribuyó en gran medida a revitalizar a Wonder Woman, cambiando su caracterización y sus poderes de forma que la puso a la altura de Superman.

A lo largo de la historia de la publicación de la Mujer Maravilla de DC, la princesa amazona no ha sido tratada con el mismo respeto que héroes icónicos como Superman y Batman. Por ello, a lo largo de los años ha recibido numerosas tiradas mediocres, muchas de las cuales no han aprovechado su potencial. Sin embargo, todo cambió cuando el guionista y dibujante George Pérez llevó a la princesa Diana a cotas nunca vistas en el clásico sin par Crisis en Tierras Infinitas.


Revitalizando al poderoso personaje con una verdadera adhesión a la mitología griega, una narración épica y unos villanos muy mejorados, Pérez tomó a una heroína que aún se recuerda más por su programa de televisión de los años 70 y la convirtió en un verdadero miembro de la trinidad de superhéroes de DC. Con el desafortunado fallecimiento del creador la semana pasada, ahora es un momento tan bueno como siempre para analizar cómo George Pérez fue el héroe que Wonder Woman necesitaba.


Wonder Woman estaba moribunda antes de George Pérez

Antes de la serie de Wonder Woman posterior a Crisis en Tierras Infinitas, la heroína del título era un personaje importante en DC sólo por virtud. Desde las historias de la Edad de Oro de su creador, William Moulton Marston, y del artista H.G. Peter (una serie que ahora se recuerda sobre todo por sus temas de esclavitud sexual), la Mujer Maravilla no se consideraba una figura muy relevante en el Universo DC en general. El intento más cercano de elevar su estatus se produjo a través de la muy denostada serie de Denny O'Neil, en la que la heroína fue despojada de sus poderes y convertida en una agente secreta para perseguir las tendencias de la televisión. Asimismo, la serie de la Mujer Maravilla de los años setenta, protagonizada por Lynda Carter, fue el mayor éxito de la Mujer Maravilla en años, pero DC no supo aprovecharlo.


En ese momento, el título mensual de Wonder Woman era un libro asignado, mientras que títulos como Superman y Batman eran codiciados. Por ello, el regreso del personaje después de Crisis fue casi una ocurrencia tardía, ya que estuvo a punto de debutar en la nueva continuidad durante la miniserie Legends en lugar de hacerlo en su propio título mensual. George Pérez era una mercancía caliente en el mundo de los cómics después de proporcionar el arte tanto de Crisis como de su legendaria carrera en The New Teen Titans con Marv Wolfman. Poco impresionado por los planes provisionales de relanzamiento de Wonder Woman, Pérez se ofreció a escribir el libro, creando algo legendario en el proceso.


George Pérez mejoró enormemente el mito de Wonder Woman

La Mujer Maravilla de Pérez era un personaje muy diferente en el mejor de los sentidos, aprovechando por fin lo que la diferenciaba de otras grandes figuras del cómic. Mientras que anteriormente había sido representada como una contrapartida femenina mucho más débil que Superman, Pérez enfatizó los aspectos mitológicos de su personaje, convirtiéndola en un personaje mucho más fantástico. Así, la mitología griega cobró más importancia que nunca en su historia, y sus poderes se basaron en los dioses griegos, a los que se les dio sus nombres correctos en lugar de los apelativos incorrectos que se les había dado tradicionalmente en los cómics.


Un buen ejemplo de ello es el dios de la guerra Ares. Este violento dios, que antes se llamaba principalmente por su nombre romano, Marte, no era más que un villano menor para Wonder Woman. Ahora, era uno de sus mayores enemigos, casi lanzando a la humanidad a la destrucción nuclear mientras estaba vestido con una armadura infernal diseñada por Pérez. Otro enemigo central de Wonder Woman era también Circe, la bruja de La Odisea de Homero. Cheetah también recibió un diseño e interpretación radicalmente nuevos, lo que la convirtió en una digna incorporación a la galería de pícaros de Wonder Woman. Desde su debut en la Edad de Oro, la villana felina era poco más que una versión aguada de la Catwoman de Batman, y realmente no debería haber sido una gran amenaza para una amazona. Sin embargo, Pérez reinventó a Cheetah como una arqueóloga sociópata llamada Bárbara Minerva, a la que un dios de la naturaleza africano dio una forma bestial y poderes tras un sangriento ritual.

Todo el asunto parecía mucho más épico y lleno de gravedad que antes. Al duplicar la mitología, las historias del título de Wonder Woman parecían más grandes y dramáticas que todo lo que el personaje había visto antes. Incluso con toda la magia y el mito, había una mayor sensación de realismo y modernidad en las diversas caracterizaciones y la narración. A ello contribuyó que la propia Diana fuera reimaginada de la misma manera. Ahora era la segunda en poder, después de Superman, y poseía una gran fuerza, velocidad y vuelo. El Jet Invisible y la identidad secreta de Diana Prince, que es una imitación de Clark Kent, desaparecieron, e incluso se eliminó a Steve Trevor como interés amoroso para convertir a Diana en su propio personaje. A los miembros del reparto de la vieja escuela, como Steve Trevor, Etta Candy y la madre de Diana, la Reina Hipólita, se añadieron nuevos personajes como Julia y Vanessa Kapatelis. La interacción de esta última con Diana dio a la serie un carácter sincero y realista, incluso en medio de los acontecimientos sobrenaturales.


Incluso después de que Pérez dejara de aportar un hermoso arte al título mensual, permaneció a bordo como guionista de la serie, dando como resultado lo que todavía es considerado por muchos como la mejor serie de Wonder Woman de todos los tiempos. La magia llegó a su fin con el crossover War of the Gods, pero ese no fue el final del legado de Pérez con la amazona. Las series de Wonder Woman de Phil Jiménez y Greg Rucka fueron esencialmente secuelas narrativas y temáticas de la obra de Pérez, y la serie DC Rebirth de Rucka incluso restauró algunos de los elementos que el fenomenal creador dio vida. La película animada de Wonder Woman de 2009 y la película de Wonder Woman del DCEU de 2017 se inspiraron en el argumento "Dioses y mortales" escrito por Pérez, y los diseños actualizados de Ares y Cheetah se inspiraron claramente en el arte del creador. Aunque ya se ha ido, George Pérez estará siempre en el panteón de las leyendas de DC Comics, y siempre será el dios creativo que más bendijo a Wonder Woman.