• Daniel Raya

El Hombre Que Ríe

Se dice que la inspiración para el Joker es esta historia de Victor Hugo sobre un hombre mutilado que aspira a convertirse en la voz de una generación.

"El hombre que ríe" es una adaptación de la novela gráfica de la poco conocida novela de Victor Hugo publicada originalmente en 1869. Esta una historia melodramática que demuestra las inclinaciones republicanas de Hugo. Hace un siglo, la novela fue caracterizada por el historiador literario George Saintsbury como "probablemente el libro más loco de la literatura reconocida". Dada su extensión y dificultades, no es de extrañar que pocos lo hayan leído. Sin embargo, la historia en el corazón del libro merece ser contada. Como ocurre con todos los mejores escritos de Hugo, combina lo personal y lo político de una manera atractiva.


Antes de preguntar qué tiene esto que ver con la ficción de género, debo señalar dos cosas. La primera es que Gwynplaine, el héroe de esta historia, es la inspiración para la horrible sonrisa forzada de El Joker en 'Batman'. La segunda es que David Hine y Mark Stafford, que han hecho un trabajo increíble al convertir el extenso tomo de setecientas páginas de Hugo en una novela gráfica accesible, ambos tienen una amplia experiencia en los cómics de género.


No hace falta decir que, como ocurre con cualquier proyecto de esta naturaleza, la cuestión fundamental de cómo exactamente se debe llevar una historia de un medio a otro es difícil.


¿Debería la adaptación ser lo más literal posible para retratar la intención del autor original? ¿O es legítimo jugar con las fortalezas del nuevo medio, capturando la esencia temática del material original mientras se utilizan las opciones de narración del nuevo medio de destino? Hine toma la mejor decisión, evitando la simplificación aburrida por el refinamiento apasionado y resumiendo o obviando algunas de las tramas de Hugo para centrarse en el corazón de la trama.


Historia


Abrimos con un misterio, un niño de nueve años es abandonado en el muelle mientras sus antiguos compañeros de viaje abandonan el país en barco, aparentemente con prisa. El barco en el que se encuentran choca contra rocas a medio camino de Francia y, mientras se hunde, los viajeros arrepentidos escriben una confesión conjunta, explicando lo que hicieron y la ponen en una botella. Luego nos trasladamos al niño descalzo en la nieve, Gwynplaine, que rescata a un bebé que llora del cadáver congelado de su madre, lo envuelve en su abrigo y redobla sus intentos de encontrar un lugar cálido para descansar. Es recompensado por su perseverancia cuando pincha la conciencia de un hombre llamado Ursus, que vive en una caravana con su mascota lobo, a quien irónicamente llama Homo. Ursus es un hombre amable que acoge al niño y al bebé.


El trío reúne sus recursos para formar un espectáculo itinerante que mezcla lo cultural y lo extravagante, con un número cada vez mas conocido llega a Londres cuando ambos niños son jóvenes adultos. Desde allí entramos en un territorio retorcido y, a medida que se desarrolla la trama, nos enteramos de la mutilación de Gwynplaine, un sirviente manipulador y la naturaleza insensible de las clases altas. El melodrama de Hugo es francamente mordiente, pero también entretenido, con un giro salvaje e impredecible. Hine es fiel al mensaje republicano que es parte integral de la trama, pero señala en su epílogo que gran parte de la repetición fue podada.

Arte


La obra de arte de Mark Stafford es vibrante y enérgica. Está muy estilizado pero esto ayuda a transmitir el drama de la historia creando una normalidad fea y deformada que subraya la injusticia de nuestros tres protagonistas: la belleza ciega Dea. Ursus el anciano bromista, burlándose del propio Gwynplaine, obligado a sonreír mientras su vida se desmorona. Mark ha optado deliberadamente por un proceso que acentúa lo grotesco, que funciona bien para la sonrisa rictus de Gwynplaine, pero cuando el texto requiere una mujer de una belleza excepcional, el estilo solo permite a alguien un poco menos hogareño. Stafford está bien preparado para transmitir el Londres sórdido de la época y algunas de las creaciones más extravagantes de Hugo.


Conclusión


'El hombre que ríe' es un gran ejemplo de cómo el formato de novela gráfica puede dar nueva vida a una obra de arte en gran parte olvidada. David Hine, Mark Stafford y los editores de Tengu Ediciones deben ser aplaudidos por volver a presentar la historia a una audiencia moderna.


EL HOMBRE QUE RÍE


Autores

Mark Stafford / David Hine


Formato

Cartoné (Tapa Dura)


Páginas

160 Págs. 19x27 . Color


Precio

22 €


Editorial

Tengu Ediciones