• Daniel Raya

GIGANT

Gigant es un paquete de misterios envuelto en un caparazón de realidad.

Un estudiante de cine se encuentra con su estrella porno favorita, a quien recientemente un viajero del tiempo le fusionó un dispositivo en la muñeca, lo que le permite controlar su tamaño, para que pueda convertirse en una giganta si así lo desea. También hay una IA deshonesta que el muñeco-hombre que viaja en el tiempo parecía estar tratando de detener y un sitio web que concede deseos que se hacen realidad. LO SÉ, ¿Quién no ha leído esta misma y vieja historia un trillón de veces antes, eh? ¡Sí, es algo original, es Hiroya Oku!


Pero vayamos por partes, llegué a este manga por la recomendación de mi librero favorito, de Yuyucomics, y como lo que dice va a misa, adquirí el primer número de esta serie de la que solo puedo decir que se ha vuelto una de mis lecturas más entretenidas de este año.




Y aunque a primera vista pueda resultar una trama simple, rara o superficial, este manga esconde mucho más de lo que parece. Gigant trata temas de abuso físico y emocional en las relaciones, tanto románticas como familiares.


El propio protagonista, Yamada, contribuye en gran medida a esta sensación, el tipo de joven obsesionado con la cultura pop que tiene mucho que decir sobre el cine (en el primer capítulo se nombra a Edgar Wright y a Baby Driver, lo que es bastante actual para los estándares del manga recopilado) y una extensa colección de recuerdos para acompañarlo. Enraizar sus intereses en algo reconocible y real es un movimiento fuerte, y la forma en que se comporta al respecto, así como su sorprendentemente relevante hábito del porno, resulta creíble. Son intereses superficiales en nombre de la profundidad del personaje, y eso me gusta mucho.

Más creíble que eso, de forma sorprendente y ligeramente deprimente, es Chiho Johansson, la coprotagonista de la historia. Parece un poco surrealista describir a la increíblemente grande de pechos y mestiza estrella del porno que aprecia a sus fans lo suficiente como para llevar a Yamada a tomar una copa como agradecimiento por su comportamiento en un momento de la historia, pero el diablo está en los detalles. Se la presenta como la que es por una generosidad innata, quizá ingenua, hasta el punto de que su familia y su novio maltratador son capaces de aprovecharse de ella. Su carrera elegida es una con una mirada masculina inherente, y es Hiroya Oku, así que, por supuesto, de eso se trata, pero también parece disfrutar genuinamente del trabajo, siendo capaz de hablar de cosas como la calidad de la polla de su co-actor de una manera en la que podrías sustituir totalmente ciertas palabras por terminología de trabajo de oficina y funcionaría. Tiene un trastorno de ansiedad para el que está medicada, con el que tiene que lidiar activamente en el manga, en lugar de que sea una línea o idea desechable. Es un personaje completamente desarrollado y tridimensional, con el que se anima al público a empatizar a través de sus pruebas y tribulaciones, tanto en los problemas a los que se enfrenta como en los sentimientos que la atrapan.


Lo que nos lleva de forma un tanto torpe a las representaciones del abuso en este volumen. El novio de Chiho es un vago adicto al juego y bebedor de un día, propenso a los ataques de ira, que la golpea ante cualquier provocación, algo que el cómic nunca evita. Pero ella se defiende y él llora, se disculpa y promete hacerlo mejor, por lo que ella se ve obligada a perdonarle, víctima de un maltratador muy típico al que no consigue dejar de querer. El resto de su familia (su padre falleció antes de la serie, una herida que aún lleva en el corazón, relacionada con su ansiedad y otros problemas) es oportunista, su madre la utiliza esencialmente como banco, pero al menos una gran parte es para gastos médicos, así que Chiho está atrapada una vez más, y la familia es familia para ella, aunque se estén aprovechando de ella.



Se trata de un movimiento atrevido para un autor como Oku, que puede describirse caritativamente como... no muy bueno para tratar temas delicados, y que a veces puede parecer caricaturesco, pero esto se presta bien a la forma caricaturesca en que se enfrenta a la recepción por parte de Chiho de un misterioso implante que le permite controlar su tamaño. En este contexto, se trata de la actualización de un creciente sentido de poder personal, y conduce a una escena en la que impide que su novio la golpee a ella y a Yoko haciéndose más grande y sosteniéndolo en el aire, como si fuera una muñeco, mientras él grita y se agita impotentemente, con toda la fealdad de su ser saliendo de él, hasta que simplemente se calla, se coloca en el suelo y se va. Al imponerse simplemente de una manera que él no puede responder de forma impactante, el maltratador se da cuenta de una dinámica de poder cambiante, y se enfrenta temporalmente a ella. Es una escena absurda, y quizás trata el tema de forma demasiado simple, pero es casi catártica, y me da esperanzas para futuros volúmenes y el potencial de Chiho para controlar más su vida con este superpoder.


A todo esto, se le tiene que añadir toda la rareza que se plantea en este primer número, donde nos encontramos con situaciones inimaginables, estrambóticas o fenómenos atmosféricos imposibles. Todo a través de una página web que asegura hacer realidad y llevar a cabo la opción con mayor número de votos de las que se ofrecen de forma rutinaria y a la que todo el mundo tiene acceso.


No sé qué más quiero decir sobre Gigant. Me encanta y lo que intenta hacer, y es, para bien o para mal, un cómic de Hiroya Oku, desde sus diálogos realistas y básicos hasta la excesiva dependencia del CG para los fondos y los efectos. Es fantástico, y realmente vale la pena leerlo, así que gracias a J.M de YuyuComics por la recomendación.


GIGANT


Autor

Hiroya Oku


Editorial

Ivrea


Formato

Rústica (Tapa Blanda) 200 Págs. En Castellano


Precio

8.50 €